#JusticiaParaGiovanni
17078
post-template-default,single,single-post,postid-17078,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

#JusticiaParaGiovanni





#JUSTICIAPARAGIOVANNI:



De la justa indignación a la contaminación de un reclamo social

por @Signa_Lab | 30 junio, 2020



¿Cuáles son las imágenes recurrentes, legibles en lo inmediato por diferentes grupos sociales, nacionalidades, personas en diferentes latitudes que condensan los sentidos asociados a la pandemia por Covid-19? Se podría apelar a varias, el virus mismo representado mayoritariamente en color verde y como un ente redondo con coronas o picos; los geles, las manos lavadas, entre otro conjunto de símbolos y palabras que impregnan el mundo de la pandemia. El cubrebocas se ha convertido en una de las principales metáforas globales del Covid-19. Es la síntesis de la intervención en la cotidianidad que la pandemia nos ha traído, del confinamiento social y de la presencia constante del riesgo de contagio.



El cubrebocas de Giovanni

El 3 de junio de 2020 comenzó a circular en diferentes redes sociodigitales, un video que mostraba el momento en que la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos se lleva a Giovanni López, frente a su familia que grababa y exigía explicaciones sobre el motivo de la detención.

Este video fue el primer contenido en redes que logró una visibilidad considerable sobre el caso, fue lo que generó el primer encuadre de los hechos: la detención arbitraria por la falta del uso de cubrebocas y la profesión de Giovanni (albañil), que acentuaron su vulnerabilidad y agudizaron el uso rutinario de la brutalidad policiaca y de lenguaje homofóbico para amedrentar y criminalizar.

En los siguientes grafos visualizamos esos primeros momentos de la conversación, hasta las 14:30 hrs del 3 de junio, cuando aún no existía una articulación alrededor de hashtags pero sí comenzaban a coincidir los mensajes con la mención a las palabras “Giovanni” y “cubrebocas”. Se aprecia en la comunidad morada la tracción que logró esa primera publicación del video mencionado, publicado desde la cuenta de un periodista. También se pueden reconocer algunas de las cuentas más activas en la generación de interacciones en este primer momento, que graficamos por grado de salida, es decir, por la cantidad de conexiones iniciadas desde éstas hacia otras cuentas.

  Grafo de relaciones entre usuarios, a partir de la descarga de tweets mencionando “Giovanni” y “cubrebocas” hasta las 14:30 hrs del 3 de junio. 896 nodos, 913 aristas y 6 comunidades. Desliza el separador para comparar el grafo por entradas (izq.) y por salidas (der.). Elaborado por Signa_Lab.



A partir de esta misma descarga de menciones a “Giovanni” y “cubrebocas” hasta el 3 de junio a las 14:30hrs, seleccionamos los textos de los tweets para procesarlos y analizar las relaciones más frecuentes entre palabras que aparecen en conjunto dentro de los mensajes, cuya visualización resultante se le conoce como bigrama.

En el siguiente grafo se representan visualmente las relaciones entre las palabras utilizadas en este momento preliminar a la discusión mayor que se detonaría horas después, donde algunos campos semánticos clave para el abordaje de la misma ya comenzaban a aparecer. Se puede apreciar que se asociaron alrededor de la palabra “cubrebocas” términos como “golpearon”, “mataron”, “subieron”, “patrulla”, “usar”, “portar” y “llevar”. A su vez, podemos identificar cerca de la mención a la cuenta del Gobernador de Jalisco, “enriquealfaror”, palabras como “terror” y “persecución”, así como palabras que apuntan hacia la brutalidad policial, como “huellas”, ”tortura“, “pierna”, “muerto” y “balazo”.

Red de relaciones entre pares de palabras (bigrama) dado el cuerpo de texto descargado en tweets que mencionaron las palabras “Giovanni” y “cubrebocas” hasta las 14:30hrs del 3 de junio. Elaborado por Signa_Lab.



Red de relaciones entre pares de palabras (bigrama) dado el cuerpo de texto de tweets mencionando #JusticiaParaGiovanni durante la tarde y noche del 6 de junio, durante y después de la manifestación afuera del Palacio de Gobierno de Jalisco. Versiones filtradas con k-core 22 y k-core 70, respectivamente, para descubrir las palabras esenciales para la estructura de la red. Desliza el separador para comparar el grafo filtrado por k-core22 (izq.) y por k-core70 (der.). Elaborado por Signa_Lab.



En esta primera etapa de la conversación destaca la utilización del nombre propio, Giovanni, como un indicador que apunta a la indignación por el crimen y a la reivindicación de la víctima en el contexto nacional actual, donde las cifras de personas desaparecidas (más de 60 mil, y más de la mitad jóvenes de 15 a 35 años) y personas asesinadas (más de 35 mil tan sólo en 2019) han alcanzado niveles alarmantes en la última década, y en el que, no en pocas ocasiones, dichas cifras producen un relato frío que invisibiliza al sujeto y contribuye a la normalización de la crueldad. Así, el nombre de Giovanni, de manera explícita, alude siempre a una vida, no a una cifra. Esta política del nombre propio por parte de los movimientos sociales o ciudadanos, cobra enorme fuerza cuando se trata del abuso de la autoridad.

Por otro lado, la mención del cubrebocas en el inicio de la conversación alude a la instrucción estatal de su uso “obligatorio”, y va a abrir el camino para el posicionamiento crítico, clave en la narrativa posterior que se va a gestar como explicación de su detención.







Jóvenes, violencia y represión. El panorama local y global



En dos de cada diez asesinatos en México, las víctimas son jóvenes de entre 15 y 24 años, según datos del INEGI (2018) y el Universal. De 2007 a 2018 fueron asesinados 59,779 jóvenes, convirtiéndose en uno de los grupos de edad que concentran mayor número de asesinatos. Estados como Colima reportaron 90 homicidios por cada 100 mil jóvenes entre 15 y 24 años de edad, posicionándolo como la entidad con mayor número de asesinatos en este rango de edad. Si a esto agregamos que en México las detenciones arbitrarias y la violencia policiaca, contra los jóvenes en lo particular, han sido una constante, y que la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad del INEGI muestra que el 64% de las personas que fueron arrestadas entre los años 2010 y 2016 declararon haber sufrido agresión física por parte de la policía, el panorama es desalentador.

Las declaraciones de familiares de Giovanni López afirman que el cuerpo del joven presentaba señales de tortura y un balazo en el pie. Diversos medios reportan que las autoridades dijeron que a los policías “se les había pasado la mano”. El video de la detención muestra a varios oficiales de la policía municipal ejerciendo fuerza contra el joven para subirlo a la patrulla, mientras su hermano les pedía que no lo hicieran simplemente por no llevar cubrebocas en la calle.

Aunado a lo anterior, la brutalidad policiaca en el contexto internacional es uno de los ejes de mayor tensión en las relaciones entre autoridades y población. En semanas y meses recientes, en países como Chile y Estados Unidos, por mencionar dos de los más vigentes en el panorama continental, se han registrado abusos de distintos tipos por parte de las autoridades en contra de grupos de manifestantes. En Chile, cientos de personas, sobre todo jóvenes, perdieron la vista a causa de disparos con balas de goma perpetrados por los Carabineros en las manifestaciones a consecuencia del alza en el precio del transporte público, que desembocaron en una ola de protestas en contra del modelo económico neoliberal y la falta de reformas en la constitución, redactada durante la dictadura militar y vigente a la fecha. En Estados Unidos, luego de que las manifestaciones en contra del racismo endémico en el país norteamericano tuvieran un repunte por el asesinato del ciudadano afroamericano, George Floyd, asfixiado a causa de la presión que un oficial de policía puso, durante ocho minutos, en su garganta y pulmones, el presidente Donald Trump amenazó con declarar a grupos antifascistas (Antifa), conformados sobre todo por jóvenes, como “grupos terroristas”. Esto ha causado el incremento en la violencia policial hacia manifestaciones pacíficas, donde también han resultado heridos miembros de la prensa.

Los jóvenes, en México y en muchos países, especialmente de los sectores populares, criminalizados, estigmatizados, han sido convertidos en los destinatarios de la “sospecha razonable”. Delito de “portación de cara”, los tatuajes o el color de la piel, los convierten en blancos perfectos del autoritarismo policiaco y de señalamiento social. Asistimos a la separación entre “muertos buenos”, “muertos malos” o, como en el caso que nos ocupa “muertos olvidables”.







Las muertes que encendieron al mundo



Sin embargo, estas vidas, producidas como prescindibles por un sistema socioeconómico que naturaliza la vulnerabilidad de ciertos grupos sociales (como los jóvenes, las mujeres, lxs disidentes de género, los grupos indígenas, etc.), en momentos específicos, también son producidas como saturación de sí mismas, como hartazgo de esta condición de “sacrificables” ante los ojos de una porción mayor de la población, y son las que dan forma a movimientos como el #BlackLivesMatter, que ha cobrado un renovado vigor con la violencia mortal ejercida por la policía contra George Floyd.

A continuación presentamos cuatro mapas de calor que muestran el comportamiento cronológico de las tendencias #GeorgeFloyd, #ICantBreathe (2,300,500 tweets), #BlackLivesMatter (31,584,300 tweets) y #BlackOutTuesday (1,860,100 tweets), del 27 de mayo al 04 de junio del 2020.





El hashtag #GeorgeFloyd alcanzó los 9,422,400 de tweets y se movilizó en todo el mundo. El pico más alto de actividad fue el 01 de junio, el mismo día en que los manifestantes llegaron a las puertas de la Casa Blanca. La tendencia #ICantBreathe surgió desde 2014 a raíz del caso de Eric Garner, quien murió a manos de un policía en Nueva York y sus últimas palabras fueron I can’t breathe (no puedo respirar). I can’t breathe es desde entonces una frase representativa del movimiento Black Lives Matter, mismo HT que logró posicionarse con fuerza durante este periodo. #BlackOutTuesday fue una iniciativa de “apagar” las redes el martes 2 de junio como forma de protesta.

El asesinato de Giovanni López a manos de la policía municipal, detonó protestas en varias ciudades de México y manifestaciones de repudio a la brutalidad policiaca alrededor del mundo. Estas muestras de apoyo a la indignación, con el ht #JusiticaParaGiovanni, produjeron más de medio millón de tweets entre el 3 y el 4 de junio.





En la siguiente nube de frecuencias, podemos ver los patrones semánticos que se formaron a partir de la conversación #JusticiaParaGiovanni. La narrativa se concentra primero en las condiciones de su arresto y la acusación a la policía por su asesinato, pero también hacen alusión a la responsabilidad de Enrique Alfaro y su gobierno en el caso. Como segunda línea en la conversación se abordan los abusos sistemáticos de policías en México, y se teje una relación con la brutalidad policiaca que se ha empeñado en hacer visible el movimiento #BlackLivesMatter en Estados Unidos en las últimas semanas, después del asesinato de George Floyd.









Cronología de marchas, detenciones arbitrarias, respuesta institucional y reclamo social



La tarde del jueves 4 de junio tuvo lugar la primera concentración de manifestantes en el centro de Guadalajara, para exigir castigo a las autoridades que cometieron el asesinato de Giovanni López. Luego de un par de horas, la manifestación se dispersó por distintos puntos del primer cuadro de la ciudad y hubo enfrentamientos entre policías antimotines y manifestantes. Los daños materiales se reducen a un par de patrullas incendiadas y a daños en las instalaciones del palacio de gobierno, sin embargo, las imágenes de policías haciendo detenciones arbitrarias (el gobernador confirmó que fueron arrestadas 27 personas), golpeando y amenazando a los manifestantes, quedan como elemento que, por un lado, permite conectar el contexto local con el internacional en cuanto a las reacciones desmedidas de las autoridades policiacas, en un momento de crisis global en el que la legitimidad de la protestas (la mayoría provocadas por injusticias flagrantes, modelos económicos que perpetúan la desigualdad social y patrones culturales profundamente excluyentes) no se pone en duda ni en México ni en otros países; y por otro, hace cada vez más necesaria la transparencia en los protocolos de acción de la fuerza pública.

A partir de esta manifestación en Palacio de Gobierno, a las redes se sumaron posicionamientos de diversos actores políticos que acompañaron esta marcha y las que vendrían. Por la noche del 04 de junio, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez ofreció un comunicado a las y los ciudadanos donde hizo mención a una supuesta orquestación de los eventos ocurridos en el Centro Histórico de la ciudad desde los “sótanos del poder” de la Ciudad de México, debido a intereses particulares. Para este momento, el clima de politización partidista y polarización inundó la conversación con la presencia de hashtags como #MorenaGolpista o #YoLeCreoAAlfaro.

El viernes 05 de Junio, en un ambiente enrarecido por la represión del día anterior se convocó a una nueva manifestación que cambió de sede hasta desembocar en las oficinas de la Fiscalía del Estado de Jalisco. Fue ahí que desde las 3:00 pm, jóvenes comenzaron a reportar hostigamiento por parte de elementos vestidos de civiles en las inmediaciones de la Fiscalía.

Durante el sábado 06 y el domingo 07 Junio, las protestas en redes digitales estallaron entre la exigencia de no impunidad por el asesinato de Giovanni López, discursos de autoridades locales y federales (con sus respectivos seguidores), y denuncias de ONG’s, universidades y colectivos de activistas por las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas perpetradas por elementos de la fiscalía del estado en menos de 48 horas.

Con el objetivo de comprender la participación de actantes y su posición en la conversación en redes socio digitales en torno a las manifestaciones en Guadalajara, surgidas a raíz del reclamo de justicia por el asesinato de Giovanni López en Ixtlahuacán de los Membrillos a manos de la policía municipal, se propone realizar una categorización basada en la naturaleza de las cuentas participantes en distintos momentos de la semana.







Disputa, polarización y politización en las redes sociodigitales



La conversación en Twitter alrededor del asesinato de Giovanni López tuvo como principal orientación, en un primer momento el reclamo unánime contra la brutalidad policiaca y la exigencia de justicia y no impunidad ante este caso, y en un segundo momento el reclamo por las detenciones arbitrarias y la represión policiaca sufrida por jóvenes en las manifestaciones entre el jueves 4 y el domingo 7 de junio en Guadalajara. La coordinación espontánea de miles de cuentas en acontecimientos como este ofrece una estructura orgánica en la mayoría de los sectores de la conversación. El hashtag #JusticiaParaGiovanni condensó el llamado de miles de personas de todo México y de otros países.

Grafo de relaciones de usuarios a hashtags, a partir de la descarga de 583,556 tweets mencionando #JusticiaParaGiovanni del 3 al 8 de junio de 2020, 151,031 nodos, 288,803 aristas y 360 comunidades, donde 10 concentran el 99% de la red. Elaborado por Signa_Lab.



Sin embargo, luego de segmentar las comunidades dentro de los grafos, es evidente que hubo sesgos que intentaron desviar la conversación, y que incluso, por momentos, llegaron a poner en segundo plano el reclamo por el asesinato de Giovanni López.

Grafo de relaciones de usuarios a hashtags, a partir de la descarga de tweets mencionando #YoLeCreoAAlfaro (54,641 tweets), #MorenaGolpista (138,523 tweets) y #AlfaroParaPresidente (25,505 tweets) del 4 al 6 de junio de 2020, 35,665 nodos, 83,566 aristas y 73 comunidades, de las cuales 7 concentran el 99% de la red. Desliza el separador para comparar el grafo por entradas (izq.) y por salidas (der.). Elaborado por Signa_Lab.



Grafo de relaciones entre hashtags que coinciden en un mismo tweet, a partir de la descarga de 583,556 tweets mencionando #JusticiaParaGiovanni del 3 al 8 de junio de 2020, 4,383 nodos, 24,020 aristas y 39 comunidades, donde 10 concentran el 99% de la red. Elaborado por Signa_Lab.





Si bien, como hemos explicado en otros informes, las formas de sofisticación en las estrategias de construcción de tendencias en redes digitales hacen cada vez más complejo identificar a cuentas falsas de cuentas reales, hay un patrón que llama la atención en cientos de cuentas que usaron algunas de estas etiquetas. Este patrón está integrado por dos elementos, por un lado, se trata de cuentas con nombres genéricos, tipo “Alberto76831701 / alberto10845981 / Alberto09709518 / ALBERTO79226841”, y por otro, se trata de cuentas que estuvieron, todas, utilizando los mismos hashtags, durante el mismo periodo de tiempo en el que se descargaron los datos. Cuentas con este patrón, además de otras con un posicionamiento sistemático y monotemático, a favor o en contra de un actor político en los últimos meses, estuvieron posicionándose, sobre todo, para atacar al presidente o para defender al gobernador de Jalisco, y viceversa. Las etiquetas utilizadas fueron #YoLeCreoaAlfaro, #MorenaGolpista y #AlfaroParaPresidente.

Grafo de relaciones entre usuarios, a partir de la descarga de tweets mencionando #YoLeCreoAAlfaro (54,641 tweets), #MorenaGolpista (138,523 tweets) y #AlfaroParaPresidente (25,505 tweets) del 4 al 6 de junio de 2020. 43,499 nodos, 220,124 aristas y 210 comunidades, de las cuales 18 concentran el 99% de la red. Desliza el separador para comparar el grafo por entradas (izq.) y por salidas (der.). Elaborado por Signa_Lab.

Subgrafos filtrados a partir del grafo anterior, donde se destacan las redes de interacción inmediata (ego network) de 33 cuentas que entraron dentro del rango de las que generaron mayor interacción (más de 50 en grado de salida) y que coinciden con el patrón de nombres asignados automáticamente (ej: NombreAp12345678). Las 33 cuentas coincidieron en ser perfiles que publican continuamente mensajes en contra del presidente y su administración. La mayoría de ellas fueron creadas en el último año. Desliza el separador para comparar el grafo ordenado por su estructura topológica (izq.) y por orden alfabético de acuerdo a sus nombres de cuenta (der.). Elaborado por Signa_Lab.

Subgrafos filtrados a partir del grafo con relaciones usuario a hashtag en la conversación alrededor de #YoLeCreoAAlfaro, #MorenaGolpista y #AlfaroParaPresidente (ver grafo completo), donde se destacan las conexiones inmediatas (ego network) de estas mismas 33 cuentas y los hashtags que mencionaron en sus tweets. Desliza el separador para comparar el grafo por entradas (izq.) y por salidas (der.). Elaborado por Signa_Lab



Estos patrones de comportamiento evidencian una tendencia sostenida, por parte de cuentas reales y falsas, en los últimos meses: la saturación de la discusión en redes para desviar la atención de temas centrales, y la búsqueda de un botín político ante todo reclamo legítimo en redes y calles. Sin embargo, en este caso es importante señalar el papel visible en la creación y sostenimiento de la discusión crítica en las redes, actores de la sociedad civil organizada, medios de comunicación independientes, colectivos defensores de derechos humanos, junto a cuentas de usuarios reales, al no permitir que se desviara la atención y se preocuparon por sostener la exigencia de justicia por el asesinato de Giovanni, la visibilización de la violencia estructural y la brutalidad policiaca, la liberación de personas detenidas (y en muchos casos golpeadas) durante las manifestaciones, y la exigencia de rendición de cuentas de autoridades de todos los niveles. Este conjunto de actores son quienes construyeron, y no perdieron el foco político de la conversación desde que se puso en circulación el video de la detención de Giovanni (el 3 de junio), hasta que se liberaron a los últimos seis jóvenes detenidos en el penal de Puente Grande, Jalisco (el 9 de junio).

Grafo de relaciones entre usuarios, a partir de la descarga de 583,556 tweets mencionando #JusticiaParaGiovanni del 3 al 8 de junio de 2020. 266,263 nodos, 576,083 aristas y 1,362 comunidades, donde 13 concentran el 99% de la red. Elaborado por Signa_Lab.



Este último grafo permite leer de mejor manera el mapa de la conversación y de quiénes se sumaron para buscar empatía y visibilizar el caso, como quiénes se involucraron en la dimensión del golpeteo y contaminación del reclamo social.







Una conclusión imposible



El análisis aquí presentado muestra y ratifica lo que ya hemos venido señalando en otros informes: el uso tramposo de las redes para producir un efecto de parálisis en la conversación digital, al movilizar emociones negativas en torno a un tema o persona. En el caso que nos ocupa es aún más grave porque se evidencia que intereses políticos claramente orientados de uno y de otro lado, se montan sobre un justo reclamo social.

Lo absurdo de estas campañas, que son muy evidentes, es que el supuesto “éxito” estadístico de un hashtag produce y genera sentido en términos de la disputa por ser la tendencia más importante, la carrera por desplazar a otras, la conquista del Trending Topic número 1, cuando lo que sucede en términos de horizontes políticos es lo contrario, se trata de un estallido estridente que falta el respeto a las y los usuarios interesados sinceramente, autoconvocados, interpelados por una realidad tan lacerante como la de la brutalidad policiaca y la indefensión ciudadana.

A #JusticiaParaGiovanni se le adhirieron como quistes purulentos un conjunto de tendencias, que se analizan en este informe, que muestran el choque entre el gobierno federal y el estatal. Como obedeciendo un guión, funcionarios de la administración federal “subiéndose” al HT de Giovanni, cuando con dificultad han expresado algún comentario empático con las numerosas víctimas en el país; cuentas evidentemente falsas elevando a rango del absurdo una tendencia para hacer de Enrique Alfaro presidenciable. Golpes y defensas, ataques y desinformación. Lamentablemente, lejos de contribuir a un debate necesario y equilibrado, este uso de las redes, principalmente Twitter, pero hay que analizar con detenimiento lo que sucede en Youtube y la manipulación de contenidos que ahí también se da, produce una enorme desazón ciudadana y abre la pregunta en torno al uso político de la víctima y al enrarecimiento de la atmósfera social de cara a las elecciones de 2021.

En esta incansable y costosa búsqueda por apropiarse de la conversación, se olvida que la función principal de un HT, en casos como este, ha sido generar y alimentar una comunidad interpretativa, abrir el espacio para la empatía, el dolor, la indignación. A lo largo de los años, la inteligencia colectiva ha construido los más potentes espacios de protesta que articulan la calle y las redes. Pero desde hace varios años también los poderes fácticos, algunos visibles, invisibles otros, entendieron la importancia de estos espacios de acuerpamiento colectivo, para infiltrarlos en las calles y en las redes. Sin embargo, una vez que la inteligencia colectiva detecta las intromisiones, responde como en un sincronizado vuelo de estorninos, poniendo el énfasis en lo que importa: la muerte injusta de Giovanni, la exigencia ciudadana para su esclarecimiento y el fin de esta impunidad policiaca que tanto daña el tejido social.













Anexos:



Ejemplo de cuentas con nombres aparentemente asignados de manera automática. En esta captura se muestran 27 cuentas que combinan el nombre “Alberto” seguido por una serie de números. Muestra tomada de la tabla de datos utilizada para generar el grafo de relaciones entre usuarios dada la descarga de tweets mencionando #YoLeCreoAAlfaro (54,641 tweets), #MorenaGolpista (138,523 tweets) y #AlfaroParaPresidente (25,505 tweets) del 4 al 6 de junio de 2020, donde aparecieron cientos de cuentas con un patrón similar.



33 cuentas que entraron dentro del rango de las que generaron mayor interacción (más de 50 en grado de salida) en la conversación entre usuarios alrededor de los hashtags #YoLeCreoaAlfaro #MorenaGolpista y #AlfaroParaPresidente que coinciden con el patrón de nombres asignados automáticamente (ej: NombreAp12345678). Las 33 cuentas coincidieron en ser perfiles que publican continuamente mensajes en contra del presidente y su administración. La mayoría de ellas fueron creadas en el último año.



Aquí se puede consultar nuestro informe sobre la metodología multicapa para el análisis de redes: https://signalab.mx/2020/05/26/metodologia-multicapa-para-el-analisis-de-redes/





admin_signalab
signalab@iteso.mx